Lugares de interés 

Los amantes de la naturaleza disfrutarán con los innumerables enclaves que el entorno del Parque Natural de Cazorla ofrece: Jardí­n botánico "El Hornico", Cueva del Agua, Santuario de Tiscar, Pasarela sobre el cañón del Río Castril, Embalse de la Bolera Arroyo Guazalamanco, Peralta La Sierra de Cazorla...

Ofrece escenarios idóneos para la práctica de la Caza y la Pesca (río Peralta).

Más miradores y que rutas permiten contemplar desde un solo lugar unas vistas extraordinarias y recorrer la naturaleza: Mirador de la Peña de Quesada, Mirador Ornitológico, Mirador de Guazalamanco, Mirador del Lirio (Fontanar), ruta Etonográfica Fontanar, ruta Puente tía Canaca,...

Fontanar se encuentra muy cerca de dos capitales, Granada (a una hora y cuarto) y Jaén (hora y media) por lo que una vez alojados en Hacienda Romero pueden dedicar alguno de sus días de vacaciones a conocer lugares de interés que quedan cerquita de la casa: Sierra Nevada, La Alhambra, Barrios típicos andaluces como Albaycin, Sacromonte... Ubeda y Baeza (ciudades patrimonio de la Humanidad) Quesada (Museo Rafael Zabaleta), Jaén...

  • La diversidad y el contraste en el paisaje, características esenciales del extremo sur del Parque Natural, se manifiestan, sobre todo, en la composición y estructura de las formaciones vegetales que cubren el territorio. 

    La diversidad y el contraste en el paisaje, características esenciales del extremo sur del Parque Natural, se manifiestan, sobre todo, en la composición y estructura de las formaciones vegetales que cubren el territorio. Con un corto y agradable paseo por el Jardín Botánico de El Hornico conoceremos los ecosistemas forestales presentes en el espacio natural protegido y las plantas que los conforman, desde los atochares subdesérticos del Guadiana Menor, a los piornales y pinares de la alta montaña de la serranía, pasando por los distintos bosques presentes a los largo y ancho de su superficie. En estas instalaciones, llegar a las cumbres desde la zona basal, apenas cuesta esfuerzo y unos minutos.El Arroyo del Vidrio divide el Jardín en dos, y pasando por un puente de madera con aire oriental, llegamos a una zona natural donde podremos conocer las plantas integradas en su hábitat natural, algunas de ellas en peligro de extinción. Esta parte tiene un sendero circular alrededor del cauce, donde, además de vegetales, se pueden observar más de cuarenta especies de pájaros, además de ardillas y anfibios. Este barranco es el marco ideal para empezar a contemplar in situ el contraste tan particular de la zona, desde un mirador situado en la parte más alta del recorrido. La ladera de la margen derecha, en umbría, está ocupada por un pinar de pino salgareño (Pinus nigra ssp. salzmanii). En frente, en los arenales dolomíticos donde se sitúan los aparcamientos, el pino negral (Pinus pinaster) es el único árbol capaz de superar la presencia de magnesio en el suelo. Al lado, en el carasol rocoso, el pino carrasco (Pinus halepensis), la pinácea mediterránea más característica de las zona áridas, habita sobre sustratos muy permeables, donde la sequía se hace extrema. El hecho de que las tres especies de pino autóctonas de este Parque Natural coexistan de forma natural en un espacio tan reducido, delata las especiales características ecológicas de este paraje. Te sugerimos… El Jardín Botánico de El Hornico, señalizado como Colección de Plantas Autóctonas en el organigrama de uso público del Parque Natural, está gestionado actualmente por el ayuntamiento de Pozo Alcón y sólo está abierto al público en épocas de máxima afluencia turística. Para una visita organizada y programada lo mejor es ponerse en contacto con el punto de información turística municipal (Tlf. 953 739 005) Junto al botánico se ubica el Aula de Naturaleza de El Hornico, que desarrolla actividades de educación ambiental dentro del jardín y en su entorno próximo. Es un lugar ideal para organizar actividades escolares y de grupos. LOCALIZACIÓN El Jardín Botánico del Hornico está a 9 km de Pozo Alcón y a 17 de Hinojares. Desde Pozo Alcón hay que tomar la A-326, subiendo por la Avenida de la Bolera, dirección a Castril. Pasando el camping de la Bolera y el km 7, tomamos un desvío que sale a nuestra izquierda y que bordea la Casa Forestal de la Bolera (está señalizado como entrada a El Hornico). Por una carretera sin asfaltar, 2 km más adelante, tomamos otro desvío a la izquierda, tras pasar un puente, que nos lleva a los aparcamientos del Jardín unos metros más adelante.Fuente: Diputación de Jaén

  • Según la tradición, en 1319 allí se apareció la Virgen al reyezuelo de Tíscar, Mahomad Abdón. Esta creencia milagrosa originó la construcción del Santuario y del castillo templario, del que hoy sólo quedan restos, en la cumbre del risco.

    La Cueva del Agua, cuyo nombre, común en las Sierras, apela a la abundancia de agua en la zona. No obstante, esta cueva también se llama de la Virgen de Tíscar porque en ella se dice que se apareció la Virgen.Según la tradición, en 1319 allí se apareció la Virgen al reyezuelo de Tíscar, Mahomad Abdón. Esta creencia milagrosa originó la construcción del Santuario y del castillo templario, del que hoy sólo quedan restos, en la cumbre del risco.Este lugar fue objeto de deseo durante la reconquista tanto por musulmanes como por cristianos, ya que desde su atalaya se dominaba el paso por estas sierras. De esa época nos llegan maravillosas leyendas sobre conquistas que añaden encanto a este hermoso lugar.Fuente: http://www.juntadeandalucia.es

  • El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas impresiona al visitante por su relieve escarpado de media montaña. Paredes rocosas de gran altura se entremezclan con profundos valles y frondosos bosques de pinos laricios. 

    El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas impresiona al visitante por su relieve escarpado de media montaña. Paredes rocosas de gran altura se entremezclan con profundos valles y frondosos bosques de pinos laricios. Entre sus picos destacan el de Empanadas y Cabañas con más de 2.000 metros de altitud, siendo el del Yelmo uno de los más frecuentados para la práctica del vuelo libre. El agua es otro de los elementos protagonistas de este espacio natural, el de mayor superficie protegida de España con sus 209.920 hectáreas. La extensa red hidrográfica existente permite no sólo disfrutar de una gran variedad de flora y fauna, sino también realizar numerosas actividades: un paseo en barca por el embalse del Tranco, senderismo junto al río Borosa o conocer los nacimientos del Guadalquivir y el Segura o el salto de agua de Chorro Gil son sólo algunas de las posibilidades. Este espacio natural es conocido además por su tradición cinegética. En 1960 fue declarado Coto Nacional de Caza Cazorla-Segura y hoy día son muchos los que siguen practicando esta actividad sustentada por las poblaciones de cabra montés, ciervo, gamo, muflón y jabalí, especies de las que también se pueden disfrutar, pero de una forma más relajada, en el parque de fauna silvestre del Collado del Almendral, en las inmediaciones de Coto Ríos. Otro atractivo del lugar son sus plantas y animales, fáciles de ver en el espacio. En lo alto de los roquedos se puede contemplar el vuelo del águila real y el buitre leonado y al adentrarse en su interior el visitante descubrirá bosques de pinos laricios, negrales o carrascos salpicados de encinas, robles y áceres. Con suerte, disfrutará de alguna de las decenas de especies exclusivas del lugar como la violeta de Cazorla o la lagartija de Valverde. Una representación de la flora más singular de este espacio se encuentra reunida en el jardín botánico de Torre del Vinagre, ubicado en la carretera del Tranco (A-319). El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es algo más que naturaleza. El paso de civilizaciones tan dispares como la íbera, romana o árabe han dejado una huella en sus poblaciones que no hay que dejar de visitar. Destacan las plazas y callejones de Cazorla, municipio escoltado por la sierra de los Halcones, el castillo de la Iruela, la necrópolis ibérica de Toya en Peal de Becerro y la villa romana de Bruñel. La historia de este Parque también está ligada a la explotación de la madera de ahí que fuera declarada como Provincia Marítima. Fuente: www.juntadeandalucia.es

  • Pozo Alcón, extiende su término municipal al sudeste de la provincia de Jaén, en un enclave virgen y privilegiado que permite acceder al conocimiento de uno de los entornos más variados y biodiversos de Andalucía, el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas.

    Pozo Alcón es un municipio de la comarca del Alto Guadalquivir situado en su extremo sureste, en el límite provincial con Granada. La mitad norte del término está incluida en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, modificándose su geomorfología en dirección hacia el sur y sudeste, hasta el río Guadiana Menor y Guadalentín, donde el paisaje de Pozo Alcón cambia bruscamente con amplias zonas semidesérticas, muy erosionadas, de espartizales y tomillares. Pozo Alcón, pueblo joven, dinámico, acogedor y, a la vez, amante de sus tradiciones y costumbres. Su fecha de nacimiento data del 2 de julio de 1648, por real cédula del Rey Felipe IV, segregándolo de Quesada de la que fue aldea. En medio de un mar de olivos y almendros, bajo el patronazgo de su Sierra, los poceños viven de la agricultura, la ganadería y los servicios principalmente. En Pozo Alcón se producen diversidad de productos autóctonos y atesora una rica gastronomía tradicional y el típico “tapeo”. Como cabecera de comarca, ofrece al visitante todos los servicios que pueda necesitar durante su estancia. En Pozo Alcón puedes disfrutar de importantes eventos culturales y deportivos. ENTRADA SUR AL PARQUE NATURAL DE CAZORLA Pozo Alcón, extiende su término municipal al sudeste de la provincia de Jaén, en un enclave virgen y privilegiado que permite acceder al conocimiento de uno de los entornos más variados y biodiversos de Andalucía, el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Está bordeado por los valles del Guadalentín y el Guadiana Menor y coronado por la Sierra del Pozo, cadena montañosa integrada dentro del más extenso Parque Natural de España: el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, probablemente uno de los mayores de Europa, con una extensión de 214.000 Ha. Situado en una de las zonas más vírgenes y menos masificadas del Parque, rodeado de sierras, ríos y pantanos, Pozo Alcón, es el pueblo de las rutas del Agua. Es para el viajero más exigente y amante de la naturaleza virgen, un destino ideal, para poder disfrutar paseando o haciendo deportes de aventura. La más cómoda entrada al Parque Natural, desde la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía Oriental por la A-92 y la Autovía del Mediterráneo. RESERVA NATURAL Pozo Alcón se encuentra en un enclave privilegiado. Su sierra, la Sierra del Pozo, junto con la de Cazorla, Segura y las Villas, forman el más extenso Parque Natural de España: El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, con una extensión de 214.00 Ha. El hecho de que haya más de 1.600 m. de diferencia altitudinal entre su cota más baja, en el cauce del Guadiana Menor, y la más alta, Pico Cabañas, y la diferente orientación de sus valles hacen que concurran una gran variedad de condiciones climáticas, motivo por el que presenta una gran biodiversidad. Este hecho ha sido reconocido por la UNESCO, que la declaró Reserva de la Biosfera en 1983 y por la Unión Europea que la declaró Zona de Especial Protección para las aves (Z.E.P.A.) en 1.988. En este sentido, la parte alta de la Sierra del Pozo se incluye en una de las tres áreas de reserva, el área de reserva de Navahondona, (máxima protección) con las que cuenta el Parque, debido al elevado valor ecológico de su vegetación, que cuenta con un gran número de endemismos. Geológicamente, los macizos montañosos citados forman parte de las Cordilleras Béticas y en ellos predominan los afloramientos calizos y dolomíticos que determinan un relieve cárstico al que también contribuyen las elevadas precipitaciones que tienen lugar en las zonas más altas de estos sistemas montañosos y que pueden alcanzar valores de hasta 1.500 mm anuales. Estas precipitaciones convierten al Parque en una de las principales áreas hidrográficas de la Península, pues en sus zonas altas, nacen los ríos Guadalquivir y Segura, así como otros afluentes de ambas cuencas hidrográficas, río Guadalentín, borosa, Madera, Zumeta, etc. Unas red hidrográfica que conforma una orografía abrupta, en la que espectaculares valles y cañones, flanqueados por cortados impresionantes de piedra plateada, ofrecen majestuosos paisajes que sobrecogen y cautivan al espectador. Otro valor del Parque lo constituye la presencia de numerosas especies cinegéticas de caza mayor, entre las que destaca la cabra montés, el ciervo, el gamo, el muflón y el jabalí. No olvidemos que cuenta con unas 70.000 Has. Destinadas a Coto Nacional de Caza. Al este del pueblo encontramos el impresionante barranco del Guadalentín que corta la depresión de Guadix-Baza en busca del lugar conocido como las Juntas donde el Guadalentín une sus aguas a las del río Baza que antes ha recogido las del río Castril, para formar el Guadiana Menor. HISTORIA DE POZO ALCON La historia de Pozo Alcón tiene una fecha clave, el 12 de julio de 1648, en la que el rey Felipe IV separó el lugar de Pozo de la villa de Quesada, pasando a ser villa realenga e independiente. Aquel día la localidad contaba con 191 vecinos, que para conseguir esta exención, tuvieron que hacer frente del pago a su majestad de 5.000 ducados. Sobre sus orígenes, la primera referencia escrita que tenemos de esta población data de 1331, en la que se hace alusión a Pocuelo entre los límites del término de Cazorla, pero al parecer sin población alguna. Tras finalizar la conquista de Granada se produjo una progresiva colonización de aquella zona conocida como El Pozo de Campo Cuenca. En 1529 fue objeto de roturaciones por sus pobladores, que empezaron a cultivar sus terrenos baldíos. Unos años más tarde, en 1572, el lugar del Pozo fue roturado en su calidad de terrenos baldíos por los vecinos de la villa, contando siete años más tarde con un populoso cortijo de 80 vecinos y 60 en sus alrededores. En 1618 ya contaba con la ermita de Santa Ana y la iglesia de la Encarnación. Tras conseguir su independencia municipal experimento un progresivo aumento poblacional. A mediados del siglo XVIII contaba con 316 casas, y 600 vecinos que sumaban 2.227 almas, con una parroquia, dos ermitas, un pósito y un hospital. En la localidad se producía trigo, cebada, centeno, aceite, vino, comino y anís. Contaba con tres montes de pinos, encinas, etc, propios para la construcción civil y náutica, que eran destinados a surtir el departamento de Cádiz. Entre las principales ocupaciones de los vecinos se contaba la conocida como "arriería", que consistía en ir de un pueblo a otro vendiendo y comprando lo que podían. Los arrieros de Pozo Alcón eran conocidos en gran parte de la geografía andaluza y levantina. A finales del siglo XX se produjo una progresiva emigración del Pozo, que es así como los poceños llaman al pueblo, a diferentes puntos de la geografía española (Catalunya, Comunidad Valenciana, Madrid, Islas Baleares) y europea (Suiza, Francia, Italia). Durante los veranos el pueblo se llena de estas personas que un día dejaron el pueblo en busca de nuevas oportunidades. La primera referencia escrita sobre los orígenes de esta población datan de 1331. En ella se hace alusión a Pocuelo entre los límites del término de Cazorla, pero al parecer sin población alguna. Tras finalizar la conquista de Granada se produjo una progresiva colonización de aquella zona conocida como El Pozo de Campo Cuenca. En 1529 fue objeto de roturaciones por sus pobladores, que empezaron a cultivar sus terrenos baldíos. Unos años más tarde, en 1572, el lugar del Pozo fue roturado en su calidad de terrenos baldíos por los vecinos de la villa, contando siete años más tarde con un populoso cortijo de 80 vecinos y 60 en sus alrededores. En 1618 ya contaba con la ermita de Santa Ana y la iglesia de la Encarnación. Tras conseguir su independencia municipal experimento un progresivo aumento poblacional. A mediados del siglo XVIII contaba con 316 casas, y 600 vecinos que sumaban 2.227 almas, con una parroquia, dos ermitas, un pósito y un hospital. En la localidad se producía trigo, cebada, centeno, aceite, vino, comino y anís. Contaba con tres montes de pinos, encinas, etc, propios para la construcción civil y náutica, que eran destinados a surtir el departamento de Cádiz. Entre las principales ocupaciones de los vecinos se contaba la conocida como arriería, que consistía en ir de un pueblo a otro vendiendo y comprando lo que podían. Los arrieros de Pozo Alcón eran conocidos en gran parte de la geografía andaluza y levantina. A finales del siglo XX se produjo una progresiva emigración del Pozo, que es así como los poceños llaman al pueblo, a diferentes puntos de la geografía española (Catalunya, Comunidad Valenciana, Madrid, Islas Baleares) y europea (Suiza, Francia, Italia). Durante los veranos el pueblo se llena de estas personas que un día dejaron el pueblo en busca de nuevas oportunidades.

Mostrando 1 - 5 de 5