Rutas 4x4 

  • El río Guadalquivir es uno de los símbolos de la región andaluza. Su nacimiento se ubica en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Para disfrutar de sus primeros kilómetros de vida, debes dirigirte a la pista Puente de las Herrerías un camino que transcurre en paralelo al...

    El nacimiento del río más importante de Andalucía se produce en una zona de gran valor ecológico dentro Parque Natural. Es un lugar fresco y agradable, donde fresnos, arces y majuelos acompañan al “Río Grande”, como lo llamaban lo árabes, en estos primeros pasos. A su alrededor encontramos curiosas formaciones geológicas con densos pinares de pino laricio y negral. Unos cien metros más arriba está la casa forestal de la Cañada de las Fuentes donde hay una zona recreativa a la que acuden con frecuencia gamos y ciervos en pequeños grupos. El nacimiento “oficial” del Río Guadalquivir se ha situado bajo una placa que reproduce un poema de los hermanos Álvarez Quintero. Pero, en sentido estricto, las fuentes del Guadalquivir se encuentran en la espaciosa hondonada de la Cañada de las Fuentes. En este lugar confluyen varios arroyos que descienden de las montañas cercanas: el de los Teatinos, el de la Juan Fría o el arroyo de la Luz entre otros. El lugar ha superado momentos de intensa presión turística y hoy, con un ordenamiento más adecuado del uso público, se nos presenta limpio y sensible, por lo que nuestra visita debe ser en todo momento silenciosa y respetuosa. Desde la Cañada de las Fuentes estás a un paso de disfrutar de algunas de las rutas más llamativas de la zona.   Como LLegar Desde Pozo Alcón tomar dirección Quesada pasando por el puerto de Tíscar, cogeremos un desvió a unos  10 kilómetros, a nuestra derecha una pista amplia. Pasaremos una caseta de Control de las Chozuelas, mas adelante veremos a nuestra derecha la fuente de la Ponderosa, continuamos nuestra ruta disfrutando de unas vistas maravillosas en plena naturaleza, a una altura considerable empezaremos a ver los llamados Pinos Bandera curvados por los vientos de las altas cumbres, ya casi en lo mas alto entramos en Puertollano, continuamos dejando a la derecha el desvio que nos lleva a el pico Cabañas a 2028 metros de altitud. Sin dejar nuestra pista forestal empezaremos un descenso, pasaremos cerca del Pino de las cruces, mas abajo llegaremos a la Casa Forestal Cañada de las Fuentes lugar idóneo para descansar, un poco mas abajo pasando la casa forestal veremos a nuestra derecha el Nacimiento del Guadalquivir. El retorno lo podremos hacer bien por el mismo camino o siguiendo  por la pista forestal dirección Quesada y El Chorro, durante el trayecto quizas nos crucemos con algún Muflon, ciervo... Después de unos minutos llegaremos al cruce donde podremos optar por tomar dirección Quesada o Cazorla. Desde Cazorla se puede llegar siguiendo la carretera de la Sierra, A319. En el Empalme del Valle veremos una indicación del nacimiento a la derecha, y seguimos esa dirección durante 4 km hasta encontrar un puente sobre el Guadalquivir. Al pasar el puente nos desviamos a la derecha hacia el Puente de las Herrerías. Desde aquí, sin salirse del camino principal, hay 11 km hasta el Nacimiento.Te sugerimos… Subida al pico Cabañas, a cuyo pie se encuentra una pista forestal en aceptable estado, de diez kilómetros aproximadamente. Siguiendo la pista que va hacia Pozo Alcón desde el nacimiento llegamos, tras 2,5 km, al pino de las tres cruces. Aquí comienza la pista que sube a este soberbio mirador de la Sierra del Pozo. Pasear junto al barranco de la Cañada de la Fuente. A un kilómetro aproximadamente de la casa forestal del mismo nombre, empieza un camino a la derecha rodeado de majuelos y arces, con algunos de los ejemplares más grandes de pino laricio del Parque. En el camino es fácil observar gamos, incluso muflones en el lapiaz de la derecha, así como milenarios tejos Continuar dos kilómetros por la pista que sube hacia Pozo Alcón y, 300 metros antes del pino de las tres cruces, tomar el camino de la izquierda que va a los Prados de Navahondona.

  • Visión única de la zona más seca del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Las precipitaciones por debajo de los 250 mm y los afloramientos de yesos y otros materiales salinos dan lugar a una riqueza florística única. 

    Unos 200m antes de llegar debemos de parar el coche para contemplar la inmensa mole de arenisca que queda suspendida sobre el valle y en el que podemos encotrar aves propias de los cortados como los cernícalos, las chovas, los aviones roqueros, las collalbas, etc… Los barrancos y cárcavas formados sobre los blandos y blancos materiales sedimentarios que desciende buscando el valle atrapan de inmediato al espectador. Abajo ya se intuye el paisaje, un ancho valle por el que el río serpentea formando hermosos meandros, entre chopos y olivos, buscando pausadamente la salida a la libertad que supone el ancho océano. Llegados propiamente al salto del Lirio, el paisaje es espectacular. Al norte, sobrecogidos por una visión singular, encontramos la población de Hinojares, una pequeña mancha verde en un paisaje desértico. Por detrás incluso de las estribaciones de la Sierra del Pozo, asoma el pico del Rayal, que con sus 1.835 m observa indolente la población de Tiscar, siendo visible la Torre del Castillo de Peña Negra que se asienta sobre el Santuario y la población también visibles. A medida que dirigimos la mirada hacia el este encontramos la caseta del Pico Cabañas, que con sus 2.028m es la elevación más alta de la Sierra del Pozo; la silueta cónica e inconfundible de la Sierra de la Sagra (2.382m); la población de Pozo Alcón; los llanos de Cortés y Jabalcón ; la población de Cuevas del Campo; la Sierra de Baza; la depresión de Guadix, con Sierra Nevada al fondo; el valle del Guadiana Menor (ya al Sur); Peña Cambrón (1.191m) al oeste; los Cerros de Ubeda y las dos ciudades monumentales: Ubeda y Baeza y los picos del Guadiana (751m) al noroeste en dirección aguas abajo del Valle, que con su singular cresta aparentan ser el lomo de un reptil que agotado de vivir dejó su vida por estos lares. Estamos ante una visión única de la zona más seca del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas. Las precipitaciones por debajo de los 250 mm y los afloramientos de yesos y otros materiales salinos dan lugar a una riqueza florística única. El número de especies endémicas en al zona es muy elevado, siendo el valor ecológico de la zona muy alto. También encontramos diapiros de roca subvolcánicas, yacimientos de fósiles, poblados ibéricos (en los castellanes de Ceal), las salinas de Chillar o Hinojares (de las que se extrae sal de mesa). Otra posibilidad, muchas veces desdeñada es emplear este mirador como punto de observación astronómico. Lejos de fuentes de contaminación luminosa, el pasado se abre paso en infinidad de puntos luminosos, entre los que algunos cuerpos mas cercanos, nuestros hermanos en girar alrededor del sol, nos asientan en el presente. Aunque solo sea por reconocer las principales constelaciones y cuerpos celestes de nuestra bóveda, el paseo merece la pena. ¿Y que decir de una mirada al valle en plena luna llena?

Mostrando 1 - 2 de 2